Quiero Decir

Mi diario digital…

Primer desfile de tallas grandes en la Semana de la Moda de Australia: la moda es para todos

Asegurar un lugar en la pasarela para mujeres de talla grande en la Semana de la Moda de Australia, y en cualquier lugar del mundo, siempre ha sido difícil.

«El desafío de cada temporada, lograr que una, dos o tres modelos de talla 12 pasen a la pasarela de la semana de la moda, es enorme», dijo la agente de modelos Chelsea Bonner . «La cantidad de tiempo que lleva, la cantidad de convencimiento que tienes que hacer, es simplemente una batalla real».

Así que Bonner, cuya agencia Bella Management tiene alrededor de 60 modelos con figuras más grandes en sus libros, tomó el asunto en sus propias manos: organizó el primer desfile del evento dedicado exclusivamente a marcas de tallas grandes.

«Pensé, ‘Sabes qué, solo quiero hacerlo yo misma’», relató. «Y una vez que todos vean lo perfecto que es, puede ayudar a romper todas esas ideas viejas, obsoletas y preconcebidas sobre qué es una modelo y cómo se ve una mujer».Con ediciones recientes de la Semana de la Moda Australiana criticadas por su falta de casting inclusivo (después del evento del año pasado, la modelo de talla grande Kate Wasley escribió en Instagram que la diversidad había sido «inexistente» e instó al país a «ponerse al día»), los organizadores fueron receptivos a la idea, dijo Bonner. Invitó a seis marcas locales que diseñan ropa para mujeres de tallas 12 a 26, equivalentes a 8 a 22 en tallas estadounidenses, a participar en un espectáculo denominado «The Curve Edit».

El jueves, en el vecindario Eveleigh de Sídney, las marcas enviaron un total de 84 miradas a la pasarela frente a unos 650 invitados. Casi 30 de las modelos de Bonner, incluida una de las modelos de talla grande más conocidas de Australia, Robyn Lawley, lucían artículos que iban desde trajes de baño hasta vestidos elegantes.

La diseñadora participante Kerry Pietrobon, quien cofundó la marca de tallas grandes Harlow con su esposo en 2012, dijo que el desfile era un recordatorio de que «la moda es para todos».

«Como humana, me he sentido como una ciudadana de segunda clase», dijo en una entrevista telefónica. «Y como marca, como alguien que trabaja en la moda, siempre he sentido que no se nos considera ‘la moda’». .’»

Harlow, que Pietrobon creó después de que luchó por encontrar ropa elegante que se ajustara a su tipo de cuerpo, envió 14 looks a la pasarela, incluidos maxi vestidos estampados y ropa de noche completamente negra. En otro lugar, la marca de tallas inclusivas Embody Women exhibió trajes estructurados y vestidos ceñidos al cuerpo que «no rehuyen una figura más completa, (sino) que la celebran», explicó la fundadora Natalie Wakeling por correo electrónico.

Otras etiquetas presentadas en el programa incluyeron Saint Somebody, 17 Sundays, Vagary y Zaliea.

Aunque las semanas de la moda llamadas «Big Four» (Nueva York, Londres, Milán y París) aún no han dedicado un desfile completo a la moda de tallas grandes, las modelos con curvas han ido ganando visibilidad poco a poco en los escalones superiores de la industria. En enero, la marca italiana Valentino ganó elogios por exhibir tipos de cuerpo con figuras más completas en la Semana de la Alta Costura de París, un evento conocido por el uso de modelos abandonados.

Pero si bien el evento de moda insignia de Australia ha avanzado claramente con el casting de este año, el país va a la zaga del resto de la industria, según la fundadora y directora creativa de Saint Somebody, Sophie Henderson-Smart.

«Australia está muy por detrás de nuestros amigos en los EE. UU., y parte de mi visión para nosotros es que podemos entrelazar la moda curva y recta sin problemas», dijo por correo electrónico antes del desfile del jueves, donde Saint Somebody mostró su nuevo » Colección Tal como eres». «Esta es la primera vez en sus 26 años de historia que la Semana de la Moda de Australia presenta a un diseñador de curvas, y mucho menos a un espectáculo completo dedicado a la moda de curvas».

La diversidad estuvo en exhibición en otros lugares del evento, con dos espectáculos que destacaron el trabajo de los diseñadores indígenas e isleños del Estrecho de Torres. El programa también contó con una presentación sobre moda «adaptativa», un término que se usa para describir la ropa diseñada para personas con discapacidades.

Pero aunque Bonner agradeció la inclusión de sus modelos, dijo que la necesidad de un evento dedicado a las tallas grandes demuestra que aún queda trabajo por hacer. El objetivo, agregó, es que todas las pasarelas sean representativas de las diversas formas corporales.

«Creo que el siguiente paso es el mismo de siempre, y por el que he estado presionando desde el principio, que es ayudar a las marcas y a los diseñadores a entender que… somos el principal consumidor de moda y quisiera ser reconocido y representado».

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Instagram