Quiero Decir

Mi diario digital…

Pentecostés, mucho más que la venida del Espíritu Santo, la fiesta con la que culmina el tiempo pascual

Pentecostés, como casi toda fiesta o solemnidad cristiana, tiene origen en una fiesta judía o pagana. Es así que se denominaba «Fiesta de las Semanas» originariamente y tenía lugar siete semanas después de la fiesta de los primeros frutos. Es decir cincuenta días, por eso Pentecostés como se llamaría más tarde.

Según el libro del Éxodo, en el Antiguo Testamento, se celebraba al término de la cosecha del tigro; era una fiesta movible pues dependía de cuándo llegaba a término la cosecha, casi siempre en el mes equivalente entre mayo y junio de nuestro calendario.

Tenía un sentido fundamental de acción de gracias por la cosecha recogida, pero pronto se le añadió un sentido histórico: se celebraba en esta fecha el hecho de la alianza y el don de la ley. En el marco de esta fiesta judía, el libro de los Hechos de los Apóstoles coloca el envío del Espíritu Santo sobre los apóstoles, convirtiéndose así Pentecostés en fiesta cristiana de primera categoría junto a las Pascua y la Navidad.

Pentecostés, algo más que la venida del espíritu…

Durante mucho tiempo la fiesta de Pentecostés fue llamada por el pueblo segunda Pascua, actualmentela Iglesia no quiere hacer un paralelismo entre ambas fiestas, sino que busca formar una unidad en donde se destaque Pentecostés como la conclusión de la cincuentena pascual. Es decir que es una fiesta de plenitud y no de inicio. Por lo tanto no podemos desvincularla de la Pascua.

La fiesta de Pentecostés es el segundo domingo más importante del año litúrgico en donde los cristianos tienen la oportunidad de vivir intensamente la relación existente entre la Resurrección de Cristo, su Ascención y la venida del Espíritu Santo.

Todo el tiempo de Pascua es, también, tiempo del Espíritu Santo, Espíritu que es fruto de la Pascua, que estuvo en el nacimiento de la Iglesia y que, además, siempre estará presente en la vida cristiana inspirando la vida, renovando el interior e impulsando a ser testigos en medio de la realidad que les corresponde vivir.

Preparación de la Vigilia

Entre las muchas actividades que se preparan para la fiesta de Pentecostés se encuentran las Vigilias, noche en vela, que se desarrolla de noche. Es un acto litúgico, una importante celebración de un grupo o una comunidad cristiana que vigila y reflexiona en oración mientras la población duerme.

Se trata de estar despiertos durante la noche a la espera de la luz del día de una fiesta importante, en este caso Pentecostés. En ella se comparten experiencias, testimonios y viviencias, en un ambiente de acogida y respeto.

En el caso de Pentecostés se centra la atención en el Espíritu Santo prometido por Jesús en reiteradas ocasiones y puede llegar a ser muy atrayante para los jóvenes, precisamente en un clima de oración, alegría y fiesta.

Nunca pueden estar ausentes los dones y los frutos del Espíritu Santo, a través de diversas formas y distintos recursos se pueden destcar y hacer que la gente los tenga presentes, los asimile y lo lleven a su vida cotidiana.

Fuente: Conferencia Episcopal de Chile

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Instagram