Quiero Decir

Mi diario digital…

Muerte en el kiosco: ¿intento de robo o pelea por un fiado?

«El Plancha» Esteban Javier Palombarini (38) fue un conocido jugador de básquet del Club Pacífico, años atrás. Desde hacía años no tenía trabajo registrado. Vivía en la calle Juan Agustín Maza, de Ciudad, al 600, muy cerca del kiosco y despensa de Perú y Vendimiadores donde fue ultimado a balazos. El primer informe policial dijo que se trató de un robo. Pero con el correr de las horas, otra versión fue cobrando fuerza. Palombarini habría discutido con un guardia de seguridad que estaba atendiendo el kiosco circunstancialmente. Un «patovica» cuyo apellido sería Godoy, dijeron informantes del ministerio de Seguridad, que sería cuñado del propietario del comercio.

Todo empezó a las 19:30. De acuerdo a la nueva versión, sostenida por conocidos de Palombarini y confirmada cerca de la una de la mañana por fuentes extraoficiales, el hombre al que apodaban «el Plancha» había estado tomando cerveza con unos amigos, y habría concurrido al minimarket «La Esquina» de Perú y Vendimiadores por una botella de refuerzo, con la promesa de pagar en otro momento. Fue allí que se habría producido una discusión entre Palombarini, un hombre robusto de casi 1,90 metros, y un guardia de seguridad que estaba atendiendo el comercio de su cuñado. El hombre trabajaría como «Patovica» en eventos y contaba con permiso para portar armas. Se habría negado a «fiarle» la cerveza a Palombarini.
En la aparente discusión, «el Plancha» habría tirado mercadería al piso. Lo que ocurrió después, lo debe determinar la justicia.

Esteban Palombarini recibió en el kiosco tres disparos de una pistola Bersa T380. Uno en el tórax, con orificio de salida, y otro en un brazo. Habría intentado salirse del fuego, y recibió otro disparo, por la espalda. Cayó al piso. Cuando llegó la gente del SEC e intentaron practicarle RCP, ya era tarde.

Pasada la una de la madrugada de este domingo 26, el guardia que atendía el kiosco y que le habría disparado a Palombarini, estaba declarando en la Fiscalía de Homicidios que conduce el fiscal Carlos Torres, en el Polo Judicial. En tanto que una primera revisión de los videos, habría determinado que la víctima pudo haber ingresado al comercio sin armas.

Al cierre de este despacho, se estaban tomando pruebas y declaraciones.


Palombarini no tenía antecedentes por robo. Sí uno de 1995 por haber estado fumando presuntamente marihuana en la vía pública, y otro de 2016 por lesiones y resistencia a la autoridad. Hacía diez años que no tenía trabajo en blanco. Pero era un trabajador informal. El último empleo registrado  había sido en una conservera. Hace poco, había conseguido hacerse beneficiario del ingreso de refuerzo que determinó el gobierno nacional, el famoso IFE de 18.000 pesos.

Los ánimos se pusieron calientes frente a la despensa, con amigos y familiares del fallecido. Tuvo que intervenir la policía, que envió a medio centenar de efectivos de Infantería.

Fuente: mendozapost.com

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Instagram