Quiero Decir

Mi diario digital…

La Iglesia de Mendoza está de fiesta, tiene nuevo pastor, un nuevo sacerdote que renueva nuestra fe

Hace mucho tiempo que quería presenciar un momento tan especial, por una causa o por otra durante cerca de 20 años se me complicó poder asistir a una ordenación sacerdotal, me perdí varias de chicos conocidos, pero finalmente hoy pude asistir y estar presente en de Emilio, más conocido como Milo, un gran muchacho que conocí durante su paso por la parroquia Nuestra Señora de la Consolta.

Milo, Padre Milo ahora, es un joven inteligente, descontracturado y un poco informal (tal como lo describió el Arzobispo en homolía) con una gran fe que estoy segura se irá haciendo un gran sacerdote, más de lo que ya es, al cual seguirán mcuhas personas, porque sabe contagiar esa fe que tiene. No la guarda para sí, sino que la lleva donde le toca estar y comparte su luz.

Todo en la mañana de hoy, una mañana de sol soñada, fue bastante emocionante y movilizante . Primero por poder estar allí y decir presente, segundo por el lugar; la parroquia Nuestra Señora de los Dolores me trae demasidos recuerdos de años y años de trabajo en el Movimiento Juvenil Peregrinos (y las lágrimas aparecen de nuevo mientras escribo).

Tercero por ver la estola y casulla elegidas por Milo, de color tiza y con mis amadas imágenes del Oasis, María Estrella de la Mañana y una gran cruz Maranatha, símbolos que marcaron y marcan mucho en mí, y en miles de jóvenes que fuimos y seguimos siendo peregrinos, y obviamente en nuestro nuevo sacerdote que los llevará con orgullo, y como escribí hace poco, será un líder que lleve los valores que signfican muy alto.

Por último toda la celebración fue vibrante, las canciones, los sígnos, las personas. Toda una iglesia llena de fieles felices por una nueva ordenación sacerdotal, y teniendo en cuenta que fue un sólo nuevo presbítero, fue una inmesa alegría ver el lugar colmado. Un lugar colmado de personas que conocen a Milo, saben su vocación y seguramente lo acompañarán y ayudarán en este nuevo camino que comienza.

El Orden Sacerdotal es un sacramento que, por la imposición de las manos del Obispo, y sus palabras, hace sacerdotes a los hombres bautizados, y les da poder para perdonar los pecados y convertir el pan y el vino en el Cuerpo y en la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

Ver la imposición de manos del Arzobispo a Milo y después de todos los sacerdotes presentes mientras cantábamos Marantha fue de lo más lindo, se sentía y percibía la emoción de todos, la alegría, las lágrimas de emoción, todo era un increscendo que terminaría con el gran aplausa después de la unción de sus manos y el abrazo fraternos de todos hacia el nuevo sacerdote.

Ojalá Milo pueda seguir siendo tal cual es, aprender de sus errores, crecer en la fe y hacer crecer a las comunidades con las que siga su trabajo pastor. Ojalá su luz siga brillando e ilumine mucho más. Ojalá todos nos contagiemos y trabajemos más duro por una iglesia de todos y para todos. Ojalá nuevas vocaciones sacerdotales se sumen. Ojalá el amor misericordioso de Dios llegue a todos. Ojalá el Espíritu Santo llene nuestros corazones de luz y aumente nuestra fe.

Éxitos Milo para tu nueva vida, vida de amor,vida de espiritualidad, vida de comunidad, vida de pastor, vida para compartir, vida para orar, rezar y meditar; vida para crecer y hacer crecer; vida en Jesús.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Instagram