Quiero Decir

Mi diario digital…

Alberto Fernández habló en la Cumbre de las Américas, criticó a Estados Unidos e invitó a Biden a la reunión de la CELAC, a lo que dijo que espera la invitación

En diez minutos de discurso ante el plenario de la IX Cumbre de las Américas, el presidente Alberto Fernández criticó hoy la decisión del anfitrión Estados Unidos de no invitar a Cuba, Venezuela y Nicaragua, censuró las políticas de bloqueos comerciales; también pidió la renuncia del titular de la Organización de Estados Americanos, defendió la iniciativa de gravar la renta inesperada producto de la guerra en Ucrania, y propuso unir esfuerzos para organizar “continentalmente la producción de alimentos y proteínas” y desarrollar el potencial energético en la región. Al final, mirando al presidente Joe Biden, lo invitó a un próximo encuentro de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños).

Al empezar el discurso en el Centro de Convenciones de Los Angeles, Fernández avisó que hablaría no solo en su condición de presidente argentino, sino como titular de la CELAC.
“Somos la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe. Allí convivimos en la diversidad y nos respetamos”, expresó después de lamentar “que no hayamos podido estar presentes todos los que debíamos estar, en este ámbito tan propicio para el debate”.

Fue más tarde que Fernández dejó el párrafo más crítico a la decisión de Estados Unidos de vetar la participación de tres países americanos. “Definitivamente hubiésemos querido otra Cumbre de las Américas. El silencio de los ausentes nos interpela. Para que esto no vuelva a suceder, quisiera dejar sentado para el futuro que el hecho de ser país anfitrión de la Cumbre no otorga la capacidad de imponer un derecho de admisión sobre los países miembros del continente”, afirmó.

Las exclusiones decididas por los Estados Unidos motivaron las ausencias de varios mandatarios, entre ellos, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Ayer, AMLO había adelantado que Fernández hablaría en nombre de la región y de los ausentes.

Alberto Fernández dijo estar preocupado por el hecho de que “América Latina y el Caribe hayan emergido de la pandemia como la región más endeudada del mundo en desarrollo”. Criticó al “mundo central” que “ha fijado reglas financieras evidentemente inequitativas”.

Fernández no mencionó a Nicaragua, pero sí a los otros dos países vetados: “Cuba soporta un bloqueo de más de seis décadas impuesto en los años de la Guerra Fría y Venezuela tolera otro mientras que una pandemia que asola a la humanidad arrastra consigo millones de vidas. Con medidas de ese tipo se busca condicionar a gobiernos, pero en los hechos solo se lastima a los pueblos”, dijo.

Dirigiéndose a Biden, Fernández señaló a los años de gobierno de Donald Trump como “signados por una política inmensamente dañina para nuestra región”, y le pidió un cambio de esas políticas. Y reparación de los daños.


Sobre la OEA, calificó a la organización continental de “gendarme que facilitó un golpe de estado en Bolivia”. “La OEA, si quiere ser respetada y volver a ser la plataforma política regional para la cual fue creada, debe ser reestructurada removiendo de inmediato a quienes la conducen”, dijo.

También cuestionó que sobre el final del gobierno de Trump, Estados Unidos se haya “apropiado” de la conducción del Banco Interamericano de Desarrollo “que históricamente estuvo en manos latinoamericanas”.

Fernández aludió al retroceso de Estados Unidos en el acercamiento a Cuba que habían propiciado el Papa Francisco y el gobierno de Barack Obama “mientras usted era vicepresidente”. Como apunte local, Fernández señaló “la intervención del gobierno de Donald Trump ante el Fondo Monetario Internacional”, que facilitó “un endeudamiento insostenible” de Argentina, con el propósito, dijo, de impedir el triunfo electoral del Frente de Todos.
Fernández se pronunció a favor de “una reconstrucción creativa del multilateralismo” y afirmó que “no se puede imponer un pensamiento único en un mundo que exige la armonía sinfónica frente a los dramas comunes”.

“América Latina y el Caribe saben de la necesidad de la integración como una condición básica para lograr el desarrollo”, dijo antes de reconocer que “la invasión de Rusia sobre Ucrania impacta de lleno” en la región. “Es urgente construir escenarios de negociación que le pongan fin a la catástrofe bélica”, dijo.

“Estamos frente a la oportunidad de plantearnos el desarrollo de una verdadera Asociación Estratégica Común”, dijo en referencia a la región. “Les propongo dos grandes objetivos: organicemos continentalmente la producción de alimentos y proteínas y desarrollemos nuestro enorme potencial energético y de minerales críticos para la transición ecológica”, puntualizó.

Pp
“No he venido a Los Ángeles a discutir cuándo hacerlo. El momento es hoy. El hambre ataca. Solo debemos debatir cómo hacerlo”, afirmó.

Al hablar de la desigualdad económica, propuso “la necesidad de políticas impositivas progresivas, aun cuando las élites domésticas nos presenten como un peligro para la calidad democrática”. Y propuso: “la renta inesperada que la guerra entregó como un regalo a grandes corporaciones alimenticias, petroleras y armamentísticas debe ser gravada para mejorar la distribución del ingreso”.


Alberto Fernández no dejó de reclamar para el país la soberanía de las Islas Malvinas. Señaló el logo de la cumbre. “En ese mapa no están las Malvinas”, reprochó.

Al final invitó a Biden a la próxima reunión de la CELAC, terminó su discurso y fue a saludarlo especialmente.


Después del plenario de presidentes, Fernández mantuvo una reunión con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Previo al discurso, a unas seis cuadras del Centro de Convenciones donde se desarrolla la Cumbre, Alberto Fernández se reunió con el CEO de Google, Sundar Pichai. Igual que en la reunión de ayer con la General Motors, el presidente estuvo acompañado por Sergio Massa, Gustavo Béliz y el embajador Jorge Argüello.

“Google invertirá 1200 millones de dólares en América Latina para fortalecer la conectividad de la región y potenciar a PyMEs. Un gran impulso para el desarrollo argentino. Me lo anunció su CEO, Sundar Pichai en la reunión que tuvimos en el marco de la IX Cumbre de las Américas”, publicó Fernández en la red social Twitter.


La IX Cumbre de las Américas finaliza este viernes.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Instagram